martes, 4 de noviembre de 2014

I Open Boulder Indoor Lleida


Las compes no me motivan. Ni se me dan bien. Por eso nunca voy. Los Opens los encuentro mucho más divertidos. Aunque tampoco nunca voy, por dos motivos: me suelen coger lejos de casa (y para hacer kilómetros soy más vaga que los reyes magos, que solo trabajan una vez al año y encima es mentira) y, sobretodo, me suelen venir mal por fechas, o son en verano (y ya sabéis que la roca incandescente no la cambio por nada) o me cogen en pleno ciclo de sadoentreno. El 1er Open del Boulder Indoor Lleida celebrado este finde ha sido la excepción. Me cogía en una radio de Km’s aceptable y me iba perfecto para ponerme a tono después del parón vertical anual.


                                          Foto: https://www.facebook.com/BoulderIndoorLleida?fref=ts


Los 60 bloques de la mañana estuvieron logrados. Dificultad y variedad para todos los gustos. Bastante físicos las mayoría de ellos, descubrí para mi asombro que con un poco de ganas mis piernas sí saben saltar. Espero que mi tullida neurona y antilances por naturaleza haya tomado nota.

A la tarde/noche se celebraron las finales. A punto estuve de rajarme: la cantidad ingente de mocos que me chorreaban y me martilleaban la cabeza me decían que qué se me había perdido en una compe y para más inri, de bloque. Cuando entré al recinto y no vi más que volúmenes y romos gigantes pensé que comenzarían los chicos. Casi se me cae el alma a los pies cuando me enteré que no. A medida que nos iban explicando e íbamos visualizando los bloques, me iba acojonando más y más. Para una persona que en su vida ha hecho bloque, hacer dinámicos y posturas del “enredos” en semejantes formas amorfas se me antojaba más difícil que hacer gárgaras boca abajo.




El resultado fue que, independientemente de si me moví más o menos, me lo pasé en GRANDE. El ambiente era inmejorable, y los ánimos del público entregado (y algún que otro chivatazo) hacían que las amorforomoformas se dejaran coger y en algunos casos resolver o casi. Personalmente agradezco lo distendido del ambiente, y tengo que reconocer que los bloques (tanto en chicos como en chicas) eran “hacibles”, divertidos, ingeniosos y visualmente espectaculares. Los equipadores lo bordaron, chapeau.  

Felicito también a la organización. Se lo han currado de lo lindo. El año que viene (si para entonces se me han pasado las agujetas que tengo en todos y cada uno de los músculos conocidos y desconocidos. De hecho, me está costando lo suyo teclear) repito SEGURO.



                                          Bloque 1


                                Bloque 2


                                Bloque 3 (al que he bautizado como "la croqueta")


                                         Boque 4


                                                      Bloque 5 (el único que encadené con facilidad)


Como disfruté tanto del festival, los virus de la gripe no han querido ser menos y han montado por su cuenta otro festival, invitando a los mocos, la fiebre, los dolores musculares (más aún, si es eso posible) y al martilleo de cabeza.


Aunque entre una cosa y otra no pueda ni levantarme de la cama, ha merecido la pena.  Conocí además a un grupo de chicas muy majas y fanáticas (Mari, Eva, Sarah, Ana, Cristina, Alba, MClaire, y alguna otra que seguro que olvido) (a Sara ya la conocía de antes) con las que espero volver a coincidir.


                                          En el podium junto a unas fuertes Mari Alarcón (1era) y Sara Aicart (2a)
                                         

                                          Podium masculino: Cristian Gutiérrez (1ero), Chaiya Garcia (2o) y Rubén Mariscal (3ero) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada